AQUAVALL inicia con carácter de urgencia la sustitución de la red de suministro de agua en la calle Soto de la Rondilla con una inversión de 300.000 euros

La entidad pública Aquavall ha comenzado con carácter urgente las obras para la sustitución de un tramo de la red de suministro de 400 metros de longitud en la calle Soto   con una inversión aproximada de 300.000 euros para poner fin a las repetidas roturas y reventones que sufre la actual tubería de fibrocemento, fruto de la obsolescencia de los materiales con más de 50 años de antigüedad.

La intervención en la calle Soto, del barrio de la Rondilla, estaba ya recogida en el plan de inversiones de la sociedad concesionaria de la gestión del Agua de Valladolid en el año 2012 y no se había ejecutado hasta el momento. El anuncio fue confirmado en la visita realizada ayer por María Sánchez, concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, para comprobar in situ el comienzo de la renovación de la red de suministro en este barrio.

Con el inicio de las obras, Aquavall trata de dar respuesta a una de las demandas de los vecinos de la Rondilla y cumple con uno de los objetivos con los que el Ayuntamiento de Valladolid asumió la gestión pública del agua tras el periodo de concesión, que es reinvertir en la mejora de la red tras años de abandono.

Las obras, iniciadas con carácter de urgencia, se prolongarán por un periodo estimado de tres meses, en cuyo periodo se tendrán que realizar diferentes cortes de suministro programados que se avisarán con antelación suficiente a los vecinos para que puedan organizar sus tareas.

Para garantizar la continuidad del servicio, los equipos de Aquavall ya han procedido a instalar una tubería provisional que atenderá las necesidades de los usuarios de la calle Soto hasta que concluya la intervención.

En momentos puntuales, también podría afectar a la circulación de vehículos para lo que se trabajará de forma coordinada con la Policía Municipal para establecer rutas alternativas y minimizar el impacto.

Existen en Valladolid aún 230 km. de tubería de fibrocemento . El 30% tiene una antigüedad superior a los 40/50 años.  Este material dejó de instalarse en Valladolid en el año 1992 y se prohibió su uso en España en el año 1996; por ello manifestó la concejala ha insistido en que Aquavall seguirá avanzando con su plan de inversiones y de renovación para mejorar la calidad de todos los elementos del servicio de agua.

María Sánchez, presidenta de la entidad Aquavall, ha señalado que «el compromiso de la entidad pública es garantizar la calidad y el mejor servicio de agua en nuestra ciudad, por eso esta renovación se hace de forma urgente, para acabar con los numerosos problemas de suministro de agua que los vecinos de la calle Soto venían padeciendo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-color: #139cde;background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 250px;}

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies